Spanish English Finnish French Italian Portuguese
Caballero Negro-Dakar 2015

Caballero Negro-Dakar 2015

Cuatro días después de su regreso de disputar el Dakar, tras verse obligado a abandonar en la...

Sandra Gomez:

Sandra Gomez: "por donde pasa una moto, no se destroza el medio ambiente"

Uno de los objetivos de ésta asociación es fomentar y difundir el motociclismo de montaña, y...

Dustin Wimmer

Dustin Wimmer

Por gentileza de la página web amiga con sede en Mexico, www.quadsheads.com, os reproducimos...

Casado22

Casado22

  La entrevista ha sido realizada tras la disputa de la carrera de QUADCROSS celebrada en...

Chema Garcia Director de Atv Club

Chema Garcia Director de Atv Club

Entrevista a CHEMA GARCIA Nombre . José María García Castañeda Edad. Un caballero nunca...

Albert Vivo Valls

Albert Vivo Valls

Campeón de Catalunya de Resistencia Nos encontramos delante del campeón de Catalunya de...

Dani Vila

Dani Vila

Dani Vila   NOMBRE Y APELLIDOS: Dani Vilà Vaqués FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO: 23/2/1993...

Caballero Negro-Dakar 2015

10/04/2015 19:42
Escrito por Super User
Visto: 1245

 

La dureza del Dakar

"Es una carrera muy extrema y hay que ir preparado psicológicamente. A mí la navegación se me da bien, pero la gente allí se pone muy nerviosa al estar en esas condiciones. Te meten por barrancos, montañas, por unos sitios que no te puedes imaginar. Yo, el tercer día, con todos los problemas que había tenido, pensaba que no me lo podía creer, no había disfrutado ni un momento".

"El Dakar te pone a prueba constantemente. Es como si vas a escalar una montaña y primero haces senderismo, luego roca y escalas un poquito y al final hay una pared. Eso es el Dakar. Cada punto es más duro que el anterior. No te dan ni un momento de respiro".

"Cuando estás de noche solo en el desierto y no ves nada se te viene el mundo encima. Subí dunas que si las hubiera visto de día no las habría subido de noche".

Anécdotas en el Dakar

"Una vez me paré a orinar detrás del quad porque no podía más y, de repente, vi a la policía. Traté de esconderme un poquito y vi que venían hacia mí. Pensé que me iban a multar y, cuando llegaron, me dicen: "¿Nos podemos hacer una foto contigo?".

"No tenía gasolina y no encontraba ningún sitio donde repostar en un radio de 100 kilómetros. De repente, vi un tipo con una scooter. Pensé que tendría que haber repostado en un lugar cercano. Le pregunté y me dijo que en una aldea cercana vendían gasolina en una casa. Fui para allá y todo el pueblo me ayudó a encontrar el sitio. Al final una señora me vendió gasolina en dos botellas de dos litros de coca-cola".

"Me di cuenta de que tenía un llantazo. Iba conduciendo apoyando el cuerpo sobre un lado del quad para poder llegar. Estaba en el desierto. De repente, en una duna vi algunos aficionados viendo el Dakar. Había un Maverick, un Boggie de Can-Am. Me fui para allá directo al dueño del coche y le dije: "Dame tu rueda de repuesto". Creo que se lo dije con tanta firmeza que el tipo no se podía negar. Le dije que se la pagaría, pero lo que me pidió a cambio fue mi rueda rota. Me dijo que le hacía ilusión tener una rueda rota en el Dakar por el Caballero Negro". Gracias a eso pude continuar y acabar la etapa".

Recuperar tiempo al Dakar

"Ese día de la llanta llegué al vivac de noche. Y al día siguiente conseguí llegar de día. Me dijo la asistencia que era el primer piloto que tras llegar de noche, conseguía recuperar tiempo al Dakar y llegar de día. Normalmente el Dakar te va comiendo hasta que abandonas".

El Salar de Uyuni

"Fue una etapa durísima. Estábamos a 50 grados en el desierto y, al día siguiente, a temperaturas bajo cero. Y a eso había que unirle la montaña, la sal, la altura y el agua".

"Cuando entramos en Bolivia, durante el enlace, la gente se iba durmiendo porque no se podía ir a más de 90. Cuando no vas a ritmo puedes perder concentración y salirte de la carretera. Eso le pasó a muchos".

Solidaridad en el Dakar

"Hay pilotos solidarios y los hay que no lo son. Yo los primeros días iba de los últimos y si veía pilotos deshidratados no podía no pararme y dejar de ayudarles, animarles a que no se dejaran vencer por el cansancio porque ese habría sido su fin".

"El piloto italiano de motos Juan Carlos Carignani me remolcó en la etapa 7 cuando mi quad se paró a cinco killómetros de la llegada a vivac".

El día del abandono

"El día anterior, hasta que me remolcó el piloto italiano, iba muy bien, disfrutando mucho, adelantando a varios. Estaba en mi mejor momento y sé que podría haber remontado puestos".

"La altura envejece. Yo veía a todos los pilotos viejos y a mí mismo también".

"Por la noche conseguí arrancar el quad. Vi que no iba bien porque dejó de funcionar la bomba y el arrancador. Al día siguiente arrancó y luego se me paró".

"Cuando llegamos nos metieron en un cuartel boliviano. Allí nos duchamos como en la mili, pero teníamos la ropa empapada. Le dije a un sargento que yo no podía salir al día siguiente a las seis de la mañana con la ropa así. Me dijo que no me preocupara, que la ropa iba a estar seca. Me lo dijo con tanta firmeza que le creí. Pero al día siguiente todos teníamos la ropa empapada. A pesar de todo yo iba muy bien preparado porque llevaba mi equipo de montañismo y guantes calefactables. Creo que habría recuperado muchos puestos".

"Pero cuando antes de salir vi que el quad no arrancaba, empecé a intentar a arreglarlo. Puse a trabajar a todo el pueblo que me rodeaban mientras me peleaba con el quad. Cuando quité la placa y vi que estaba sulfatada por la sal vi que todo se había acabado. Además, llovía y estábamos a -8 grados. Intenté limar todo para quitar del sulfato, pero ya me dijo un miembro de la organización que no podía salir. Cuando vino a buscarme un coche, por fin pude arrancar el quad. Pero ya era tarde. No me permitieron salir y reengancharme a la carrera". "Cuando abandoné era cuando mejor me encontraba. Mi fuerte es la resistencia y estaba adelantando puestos. Pero no contaba con la sal. Habría podido salvarme si hubiera llevado un mochilero, pero no tenía presupuesto". "Fue una etapa muy dura por la sal, en agua y la altura. Gerard Farrés se quedó a 32 grados en el cuerpo con hipotermia. Se quedaron fuera más de 40 motos y quads".

El futuro

"Estoy preparado para correr el Dakar 2016. Sé que lo que ha pasado este año ha sido un problema de mecánica. Y el año que viene pienso volver a intentar terminar lo más alto posible de la tabla".

"Me planteo correr el Mundial de Bajas este año. Vamos a ver si llegamos para poder participar. Por lo menos alguna carrera sí que voy a correr".

 

Texto lambeavehiculos